Hablando de Adrienne…

111

“Días después de aquella cena. Sebastián trabajaba de reunión en reunión. Estaba agotado. Quería dar un paso al costado, sentía mucho el desgaste por hacer entender que las decisiones locales de cualquier empresa son responsabilidad de quien lidera la operación. Su empresa era bastante intensa en defender el punto de vista numérico, lo cual era lógico, pero cometía un grande error al no empoderar a sus líderes locales para tomar las decisiones vitales en sus mercados en particular. Existía un centralismo que demoraba las acciones que se requerían en cada localidad. En ese estado de cosas, no había podido hablar con Camila, de hecho sus días se agotaron por completo en el trabajo.

000

Camila, por su parte, continuaba también trabajando en el noticiero matutino, pero tenía una realidad diferente, no intentaba modificar el status quo de cómo funcionaban las cosas en la casa televisiva. Sus realidades laborales eran distintas, ella se mimetizaba con su trabajo, disfrutándolo. Él la llamó. Camila, hola, han pasado muchos días… ya no he tenido tiempo para vernos. Ella se mostró algo lejana. Sí Sebastián… perdóname que hoy no pueda acompañarte a por el café que me propones, parecía que había perdido el interés en conocerse más… No quiso complicarla y se despidieron. No hay problema aunque necesitaba el café, dijo él. Colgaron.

63

Pasaron dos semanas más, y de nuevo se comunicaron, esta vez ella le llamó: Sebastián cómo estuvo tu día hoy?, algo mejor Camila, te extrañé… He dejado el trabajo. Cómo así?. Nada, simplemente necesito refrescar mi vida laboral, siento que he cumplido un ciclo en la empresa para la que laboraba. Osea que tuvimos una buena desvinculación. Y ahora que estás haciendo?. Bueno, mi liquidación me permite tomarme unos meses de descanso. He pensado viajar a Uruguay, hagamos algo, nos quedó un café pendiente, recuerdas?. Claro como hace 10 días. Vamos a tomarnos uno y conversamos, qué me dices?. Claro vamos, son las seis, a qué hora sales del canal?. Creo que hoy podría ser como a las ocho. En el café de siempre, el que nos queda cerca. Perfecto ahí nos vemos Camila. Esta vez él sonó más relajado pero ella sabía que necesitaba conversar.

333

Sentados ya en la mesa, él comenzó diciéndole que la había sentido extraña. Me da gusto que nos veamos, conversar siempre es una excelente forma de seguir adelante cuando hay cambios radicales. Bueno no te voy a negar que me sucedió algo curioso aquel día… me sentí incómoda contigo. Por qué?. Mira Sebastián sé que estuvimos saliendo un tiempo atrás y claro no te voy a negar que empecé a interesarme en ti… pero supe que había alguien a quien esperabas y claro no me gusta quedar en segundo plano. Camila, esto me parece un poco enredado, que yo esperaba alguien?.

Supe que tenías un Blog, el lugar donde publicas fragmentos de tus escritos. Sí, claro, de hecho te lo había contado?. No, pero estuve leyéndote. A ver, a ver, primero, si yo no te conté, quién te contó sobre mi Blog?, quién lo hizo?. Simple, soy periodista y tengo mis recursos para saber más de una persona.  Encontré una entrada titulada “Bella”, y está más que claro que esperas a alguien importante en tu vida. Me gustó la intensidad del poema y los vídeos que allí enlazabas completaban las ideas como un rompecabezas sobre Adrienne, es a quien esperas volver a ver cierto?. Él calló por un instante. Te voy a contar de qué va el asunto Camila, sé que me entenderás.

444

Adrienne cierto que fue alguien muy importante en mi vida, de hecho la mujer más importante en mi vida, y pienso a veces en ella. Cuando su recuerdo me invade, vuelco en una entrada de Blog las sensaciones que ella me dejó. Es como mantener vivo su recuerdo. Camila miraba como él se expresaba cada vez con mayor melancolía. Pero es imposible que regrese a ella. Ella murió hace veinte años atrás. Camila se sintió avergonzada, lo siento Sebastián… Adrienne fue el amor de tu vida?. Sí y no, lo primero porque sólo me dí cuenta de ello cuando ella ya no estaba para poder decírselo. No, porque siempre fuimos amigos, nada más que amigos. El día que ella murió me sentí tan vacío y solo que decidí llenar ése vacío volcándome a conocer gente. Ahora se entiende porque tanta gente conocida. Sí, ella era como la Tierra y yo gravitaba a su alrededor. El vacío que deja la ausencia es algo que de hecho muchos pasamos o pasaremos, pero el tiempo te ayuda a superarlo. Lo mejor que tengo para ella es el recuerdo en mis publicaciones cuando quiero retornarla a la vida a través de lo que escribo…”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: