La pregunta absurda

pareja cenando

“Estaba seguro que su vida, después de hablar con ella, sería diferente, no sabía por qué… era una sensación de que algo nuevo y bueno venía a su vida. Seguía dándole vueltas a la “vida simple”, recordaba con alegría la serenidad en su expresión cuando dijo: “Las batallas del alma se ganan cuando una persona levanta la bandera blanca”… frase que recordaba de un cortometraje cristiano. Por qué lo mencionó?! se preguntó inquieto y sintió un intenso desarraigo… Sebastián le habló de la conferencia: “La mochila”, aquella que había visto en una película titulada “Up in the air”… El actor proponía que todos hicieran de cuenta que ponían dentro de una mochila todo lo de su vida y “dejarla” para avanzar…

Camila hola?… Quién habla?, soy Sebastián, se saludaron. Pensé que te cansaste de todo lo que te dije aquel día y nunca más llamarías. No, Camila, ni por sueño, nuestra conversa fue inconclusa te lo dije, y voy a por más… Cómo es eso?. Simple, como dirías tú. Sé que ambos a esta hora estamos trabajando aún pero me preguntaba si más tarde como a las nueve vamos a cenar, yo invito, se trata de un restaurant que ofrece comida tailandesa que hace mucho quiero visitar. Él estaba dispuesto a recibir un “no puedo” como respuesta pero a cambio recibió un contundente: Claro! me gusta conocer nuevos lugares, esto es una cita?, rió. Bueno digamos que será diferente a un café. Listo, paso por ti o nos encontramos allí?. Creo que mejor en el restaurant, me das la dirección?…

Sebastián se preparó con muchas preguntas, no se reconocía a sí mismo preguntando, siempre él hablaba y procuraba llevar la conversación. Se encontraron en el lugar con puntualidad inglesa. La mesa estaba reservada en la terraza. Ella estaba encantada con el lugar, él ni se imaginó que le gustara tanto. Mira que hermosa vista, y allí esas luces del centro, por aquí… los detalles de la mesa, cada uno tenía una palabra de asombro. Realmente esto parece más una cita que una salida a cenar simple, bueno es sentir todo este ambiente maravilloso. Una chica simple como ella, tenía la cualidad de asombrarse y eso hacía que Sebastián se alegrara. Se sentaron, ordenaron platos cuyos nombres parecían sacados de un diccionario chino, pero coincidieron en probar.

Que tal estuvo tu día Camila?. Interesante… hoy entrevisté a mi músico favorito, nunca pensé conocerlo en persona, pero es lo simpático de mi trabajo, cada día es diferente. Digo, los horarios generalmente los mismos, pero las personas y las noticias van y vienen con novedad y tristeza también, pero no te voy a hablar de lo último, imagino que empiezas viendo un noticiero y sabes que hay notas muy duras… Dale Camila. Es cierto, para despertar pongo los noticieros y me cuesta ver cómo se explotan las miserias para mantener una audiencia, sólo tengo uno o dos noticieros favoritos. Esos que no tratan con tanta noticia policial. Me gusta estar bien informado con cosas de coyuntura, política, economía, ya sabes, los temas más aburridos para el televidente. Perdón si mi opinión no te gusta pero así es. Ella le miraba interesada. Mejor cuéntame de tu día, te dije que esta vez tú hablarías más… Mi día? bastante rutinario últimamente, la operación para una empresa extranjera a veces es una lucha constante, tratar de que se entienda la realidad local para una mentalidad centralista es fatigoso. Pero me gusta una cosa: Aprender y en la empresa donde hoy trabajo aprendo y mucho.

Mira dejemos el trabajo a un lado, relajémonos con engreír el paladar. Llegaron los platos que resultaron en un mutis de sabor. Se combinaba lo dulce con lo ácido y la carne asada al punto perfecto en trozos pequeños. Te gusta? preguntó. Mira no sé lo que es ni quiero saberlo, pero de que está de primera es decir poco. Tengo varias preguntas que quería hacerte Camila, bueno tenía una lista por aquí… buscó en el saco y en un papel algo arrugado empezó a leer: “Preguntas a Camila”… sonrieron. Primeramente una muy absurda, se gana bien en un medio de comunicación?, de inmediato dijo: Olvídala, no va! acotó… la cambio por, a ver: Si vives con lo absolutamente necesario, qué haces con el resto de tu dinero?. Vaya que eres curioso, el dinero no es un fin en sí mismo, para mí, es el medio para lograr lo que estoy planificando y te conté, entiéndase por ahora, simplemente ahorro. Y tú? gastas mucho?… Sí, reconoció, pero desde que hablamos dudo mucho en gastar. Cómo es eso?…. Me he rendido a tus palabras… en estos días se fue mi compulsión a comprar de la noche a la mañana, como te digo que pasaba por una tienda camino al trabajo, veía un reloj que me gustaba, y lo tenía que tener ya!. Llegaba a casa y lo ponía como trofeo en una caja. De si lo usaba? basta con decirte que varios han perdido la carga en la batería y permanecen tal cual los compré…”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: